Ir al contenido principal

Astrología

    El lenguaje sagrado de la Astrología nos posibilita la percepción de unidad entre lo que aparentemente está separado. La unidad del ser humano con el resto del sistema del cual forma parte, estrellas, planetas, otros humanos, como tejido del tiempo-espacio, es la evidencia ante la cual nos enfrenta.

    La consulta astrológica entonces, debería tomarse como la oportunidad para darnos cuenta de que los vínculos son espejos y desde allí re-preguntarnos acerca de quiénes somos, dispuestos a encontrar respuestas que nos sorprendan.

    El código natal condensa la información del cuerpo energético, constituido en correspondencia con el movimiento del sistema solar al momento del nacimiento, podemos conocer las cualidades de ese cuerpo y así comprender patrones de comportamiento, vinculares y de experiencia. A través de esta comprensión tenemos la oportunidad de integrar a la consciencia o autoimagen rasgos que habitualmente quedan refractados hacia el exterior, depositados en los vínculos que establezco y las experiencias que “me acontecen”. 

    La percepción de que lo que es adentro es afuera, premisa fundante de la Astrología, posibilita una mayor apertura al significado de los vínculos y las experiencias, permitiéndonos una circulación entre ese aparente adentro (yo) y afuera (realidad) menos conflictiva y, a la vez, más compleja. De esta forma, la consulta astrológica como contacto con a propia carta natal, no sólo resulta un instrumento de sanación o evolución personal, sino que tiene el potencial de abrir un estado de inclusión y aceptación de todo lo que nos rodea y la posibilidad de que se despierte en nosotros la inteligencia vincular del amor.


Aprender Astrología, por su parte, despierta la percepción del vínculo como fundamento y posibilita la emergencia de otra lógica para sentir la vida: Comprendernos a nosotros mismos como parte de una trama de energía que vibra en diferentes frecuencias y dimensiones y se organiza en patrones.
La opción será adentrarnos a sentir cómo operan esos patrones a través de nuestra vida y entregarnos a su posible y amorosa complejización.

Comentarios

  1. Hola Martina, mi nombre es Rocío. Soy astróloga en formación y estoy interesada en profundizar en astrología para niños .Si pudieras orientarme en bibliografía sobre el tema y capacitaciones. Muy agradecida por todos tus artículos y aportes. Saludos desde Mar del Plata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío. Lamentablemente estuve desconectada del blog durante un tiempo y recién ahora ve tu comentario. Te pido mil disculpas!!!!! La verdad es que no he escrito nada acerca de la astrología para niños y no tendría bibliografía para recomendarte porque mi abordaje es desde mi propia experiencia. Tal vez más adelante pueda organizar alguna capacitación. Por el momento, lo que puedo ofrecerte es que hojees el libro de Astrología para niños que escribí e ilustré a ver si eso te inspira. Creo que esta respuesta no te es de mucha ayuda pero es sincera!! Te mando un saludo y ahora que retomé el blog estamos en contacto.

      Eliminar
  2. Hola Martina. Mi nombre es Roser y te escribo desde México. Acabo de ver y escuchar tu ponencia en la convención de Chile del 18. Te agradezco profundamente el enfoque que elegiste porque creo era el más acertado dentro del tema astrología y sanación. Resulta que, a mi entender, lo que quedó clarísimo es la herida de la astrología o lo que entendemos por astrología. La astrología debería poder pedirnos a grito pelado que la sintamos tal como la diste a entender. Sin esa vincularidad inteligente con los otros y el universo no puede existir la astrología. No podemos ser nosotros y "luego" los otros y "luego" el "misterioso y lejano" universo sino todo lo contrario. Si somos lo que somos gracias al universo y al entramado universal del que formamos parte entonces lo primero es lo primero y que viva el orden, jajaja. Muchísimas gracias por ayudarme a entender la verdadera astrología. Un abrazo, salud y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roser. Es muy conmovedor sentir la resonancia con otros seres y por eso te agradezco muchísimo este comentario. Estimulás mis ganas de seguir comunicando a pesar de lo arduo que puede resultar a veces. Un abrazo muy grande!

      Eliminar

Publicar un comentario